Mary Kay LogoVolver a la página principal

Mary Kay® Oil Mattifier

.6 de onza líquida

Precio

$15.00
Mary Kay® Oil Mattifier

Esta fórmula ligera se seca creando un acabado natural y mate, mientras absorbe la grasa y controla el brillo instantáneamente por hasta ocho horas.

  • Adecuada para la piel sensible.
  • Clínicamente probada para irritación de la piel y alergias.
  • Sin fragancia ni grasa.
  • No comedogénica (no tapa los poros).
  • Hipoalergénica.

Precios sugeridos al menudeo.

Mary Kay® Oil Mattifier

Piel propensa a barros y espinillas

Piel propensa a barros y espinillas

El acné o la piel propensa a barros y espinillas es un problema de la piel muy común. Aunque muchos adolescentes pueden tener acné, este problema médico también puede aparecer por primera vez en adultos alrededor de los veinte o treinta años o posteriormente en la vida. Sin embargo, generalmente si has tenido acné en la adolescencia, es más probable que vuelvas a tenerlo en la edad adulta. Del 80 al 100 por ciento de los adolescentes padecen cierto grado de acné, y una cifra cada vez mayor de mujeres adultas también lo padecen.

Además, una vez que se tiene acné, frotar excesivamente la piel o limpiarla con frecuencia no lo controlará, y todo tipo de manipulación brusca de la piel puede irritar e inflamar aún más las lesiones o incluso causar la formación de nuevas lesiones de acné.

Mira los mitos y los hechos sobre el acné

Mitos y hechos sobre el acné

Mito: Comer alimentos grasosos y chocolates causan brotes de acné.
Hecho: Las investigaciones han demostrado que los alimentos tienen poco efecto en el desarrollo del acné en la mayoría de las personas. Seguir una dieta rigurosa no va a limpiar tu rostro. El acné ocurre cuando los poros se tapan, atrapando grasa por dentro. A medida que la piel sigue produciendo grasa, el bloqueo aumenta, resultando en barros y espinillas.

Mito: Reventar los barros ayuda a que desaparezcan más rápido.
Hecho: Ni los puntos blancos ni los puntos negros deben exprimirse, al menos que esto sea hecho por un dermatólogo bajo condiciones esterilizadas. La piel lastimada, al exprimirte un barro, puede infectarse o dejar cicatriz.

Mito: El estrés causa acné
Hecho: Mientras que el estrés no causa acné, puede provocar brotes. Cuando el cuerpo está estresado, aumenta la producción de cortisol, la cual puede aumentar la producción de grasa.

Mito: El acné es causado por mala higiene.
Hecho: De hecho, el lavar tu rostro demasiado, privándolo de los aceites esenciales, no elimina el acné ni tampoco el tallar tu rostro de manera excesiva, lo cual puede causar irritación y más brotes. La mejor manera de limpiar tu rostro es lavándolo dos veces al día con un jabón suave o un limpiador. Después usa un tratamiento adecuado para el acné, como un producto que contenga peróxido de benzoilo.

Mito: Existe una cura para el acné
Hecho: No existe ninguna cura para el acné, pero se puede controlar con el uso regular de un tratamiento contra el acné. Mary Kay ofrece cuatro grandiosos productos que, cuando se usan juntos, pueden ayudar a minimizar y controlar las impurezas, promoviendo un cutis más uniforme.

Ama tu piel para toda la vida

Ama tu piel para toda la vida

http://bcove.me/hd68vxca

Mary Kay® Oil Mattifier

La grasa en la superficie de la piel ayuda a la capa más alta a retener agua y la protege de los efectos del ambiente que causan resequedad. También le puede dar a la piel una sensación grasa o pegajosa presente por horas después de la limpieza. Los productos Mary Kay® para el control de la grasa ayudan a controlar las superficies grasas a la vez que dejan la piel suave y con un aspecto radiante.

Consejos de aplicación

  • Aplica una cantidad moderada sobre las áreas propensas a brillo después del paso humectante.
  • Deja que se seque. Vuélvela a aplicar según sea necesario.

Ingredientes clave

  • La sílice es un agente de absorción de grasa que ayuda a absorber el exceso de grasa que pudiera estar presente.
  • El extracto de corteza de sauce negro es un agente tonificador que se destaca porque brinda suave astringencia.