Back
¡NUEVO!

Mary Kay Illuminea™ Body Soufflé de edición limitada†

4 onzas

$30.00

Añadir a la bolsa

Envuelve tu piel con esta suntuosa crema que brinda una aplicación tersa y suavidad de lujo. Este soufflé corporal de exquisita fragancia es el complementario perfecto para el Mary Kay IllumineaExtrait de Parfum, ya que incluye la mismas notas de la fragancia. Humecta tu piel al instante y mantenla hidratada por 24 horas* con esta suntuosa y exclusiva crema con karité.

    • Notas de salida: Mandarina, membrillo, pimienta rosada y rocío matutino
    • Notas de corazón: Albaricoque rojo, flor de naranjo, peonía escarlata, loto de agua y madreselva
    • Notas de fondo: Absoluto de iris de florentino, hojas de violeta, maderas de cachemira, vainilla intensa y musgo blanco
    • Dermatológicamente evaluada
    • Evaluada para irritación de la piel y alergias

*Según pruebas instrumentales.

Precios sugeridos al menudeo.

Quizás también te guste

Obtén todos los productos a continuación por:

$186.00

Añadir todos
  • Información general
  • Ingredientes clave

Mary Kay IllumineaBody Soufflé de edición limitada

Aplica una fórmula que te inspirará y dejará tu piel envuelta de lujo. Se ha demostrado clínicamente que esta crema con karité de textura batida mantiene la piel humectada por 24 horas*, así que enfócate con confianza en compartir tu luz con el mundo. Compleméntala con el Mary Kay IllumineaExtrait de Parfum para una experiencia de fragancia completa.

Disponible hasta agotar existencias.
*Según pruebas instrumentales.

Ingredientes clave

Manteca de karité

El árbol de karité es originario de la sabana del oeste de África. Este árbol crece hasta 60 pies de alto y vive cientos de años en los antiguos bosques de la sabana donde las mujeres se reúnen para recoger la nuez de karité, que luego muelen y tuestan para producir la valiosa y reconfortante manteca de karité.

El karité se ha usado para proteger, enriquecer y suavizar la piel durante siglos, y se le conoce por contener omega-3. El omega-3 es conocido por ayudar a mantener la barrera de humectación natural de la piel. Cuando esta barrera protectora está protegida, es menos probable que se evapore la preciada humectación.